El Tiempo



Miro la hora, el día, el mes y el año… es el tiempo el que con su poder singular es capas de acabar los sufrimientos de la guerra y las alegrías del amor, tan vieja es, tan lenta y tan rápida es. Le gusta atacar por sorpresa, no da nada por sentado, tan cambiante difícil de detener y mas de retroceder o adelantar. Se ríe de nosotros al mirarnos correr tratando de alcanzar y superar al minutero “cosa imposible” siempre vamos retrazados o muy avanzados pero nunca a tiempo.

Sobre el velador, la muñeca de la mano, la pared de la oficina y en todas las cosas modernas, con diferente sonido nos dice a que hora debemos hacer nuestra vida, algunos hombres ya derrotados mueren de impacientes otros que dan pelea buscan la forma de darle sentido al tiempo, algunos hombres viven como si fuera a acabarse el mundo mañana y otros sin prisas esperan sentados bajo el olmo sus frutos…

Que será de nosotros cuando el tiempo termine…acaso sabemos eso, acaso seremos testigos de eso, quizás no, quizás el día termine bajo nuestros pies y lo veamos en nuestros ojos agradeciéndole a dios por la suerte que tenemos…


Marco Briceño