Tengo tan impregnado su perfume, que al caminar por las calles vacias, entre la gente necia, entre los perros muertos, puedo oler.