Debe darme su aliento en mis oídos, que sin ellos mi amargura aparece, que sin ello mi cuerpo perece...