A veces no quiero este maldito corazón, tan introvertido, fantasioso, no sirve para amar, tan sensible e insensible a la vez, infantil, neurótico, tan apasionado, tan inestable que solo sirve para hacer una película con un final feliz...