Aun en el sueño, aun en nuestros ojos cerrados, podemos mirarnos el alma.