En la calle me encontré un escritorio desarmado y se me ocurrió hacer un organizador para colocar los nuevos sartenes y los utensilios de cocina, le puse una barnizada y unos ganchos y listo.