Pertenecer es mirar a los ojos a su lobo y bajar la mirada cuando los perros se acercan...