El Indomable



El indomable es una película protagonizada por Paúl Neumann, interpreta a un veterano de guerra que busca problemas en un pueblo norteamericano y que durante una de sus locura fue encarcelado a dos años de trabajos forzados, en este lugar conoce el rigor del trabajo, se hace de amigos y de enemigos, es reconocidos por ser un sujeto que no le teme a nada, que resiste y no se da por vencido cuando la vida le da problemas.

El indomable es un personaje duro, cada golpe que recibe si proviene de la vida o de algún sujeto el permanece en pie, si cae se levanta y resiste con todas sus fuerzas los embates, deja que el que golpee se canse y se de por vencido, pero el nunca lo hace.

Tuvo dos intentos de escape alentado por sus compañeros de encierro, fue siempre alcanzado y devuelto al oscuro calabozo de castigo, cada vez ganaba el respeto de sus pares y nunca abandonaba sus deseos de luchar, aun a pesar de lo difícil que se le hacían los días, él solo pretendía disfrutar algún día de los placeres de la vida en libertad.

En su tercer intento de escape se encuentra con una iglesia, habla con dios y le pregunta donde esta el lugar que tanto busco y pidió en el mundo, le explica que hizo con su vida, además, de lo arrepentido que estaba de haber matado en la guerra y dejar a su familia en el abandono, en ese instante, llega su amigo y compañero de huida y lo trata de convencer de entregarse a la policía, en ese momento se asoma por la ventaba y grita a todos que falta comunicación y un guardia de la prisión ya cansado de su rebeldía lo mata sin piedad.

Habría sido este el desenlace del indomable, la cárcel, sin libertad, resistiendo el calor y el intenso trabajo, los malos tratos de los guardias y dando luchas sin significado solo para pasar los ratos de encierro, muchos intentos de huidas, solo para dar prueba de lo que puede ser capas, al final no hizo nada con la libertad que gano por unos momentos, de que le sirvió tener grilletes en los talones como medallas de honor por querer y hacer el intento de ser libre, muriendo sin saber cual era su lugar en el mundo…

Marco Briceño