Es como todas las veces que deseo algo, pero en realidad no lo quiero vivir, lo quiero vivir, no lo vivo y luego me resigno, me decepciono y vuelvo a ver llover mi alma…puta vida.